CAVAragón ante la bancarización y privatización de las Cajas de Ahorros

EN DEFENSA DE LOS CLIENTES, DEL PATRIMONIO SOCIAL Y POR UNA ACTUACIÓN DEMOCRÁTICA Y TERRITORIAL DE LAS CAJAS DE AHORROS

 En pleno proceso de reordenación de las Cajas de Ahorros, la Confederación de Asociaciones Vecinales de Aragón- CAVAragón quiere impulsar una nueva orientación a este proceso implicando a la sociedad civil entera. La reforma de un sector tan importante en la economía y la vida cotidiana de los ciudadanos debe tener en cuenta necesariamente factores decisivos como son el trato a la clientela, la conservación y destino del patrimonio de la Obra Social, su organización democrática y su vinculación como motor económico del territorio donde están arraigadas. Este modelo social de entidad financiera con que nacieron las cajas de ahorros es el que este colectivo quiere retomar y potenciar desde una perspectiva moderna y de futuro y que cuenta para ello con la presencia amplia de la mayoría de las voces del tejido asociativo aragonés.

Somos conscientes de las necesidades financieras de muchas cajas de ahorros, pero no podemos conformarnos con un modelo resultante de entidad de crédito que repitan errores y soslaye las necesidades reales de los clientes y ciudadanos. En este sentido, queremos destacar que la única responsabilidad en el estado actual de estas entidades y su riesgo de desaparición, corresponde a quienes desde hace más de 30 años las han dirigido con criterios ajenos a sus principios sociales, apostando por un modelo financiero especulativo e insostenible, con las consecuencias económicas graves que estamos padeciendo.

Asimismo, queremos poner de manifiesto que este proceso privatizador de las Cajas de Ahorros se enmarca en una dinámica más amplia de cambios económicos que, como ocurre con las pensiones públicas, responde a motivaciones e intereses impuestos y ajenos por completo a las verdaderas necesidades de la ciudadanía. Los cambios y reformas deben serlo también para toda la sociedad. La solvencia y profesionalidad en las Cajas de Ahorros no van reñidas con una mayor apertura a los problemas y necesidades sociales, así como con la exigencia de una mayor  democratización de sus órganos de gobierno y gestión, en la que el modelo social debe trasladarse también en el trato a la clienta.

En esta fase de cambios se está dejando fuera la voz de las organizaciones sociales, una actitud inaceptable que puede convertir el patrimonio financiero y social de las cajas de ahorros en moneda barata de cambio. En particular es necesario apuntar que tras la reciente reforma de febrero de 2011, los recursos y viabilidad de la Obra Social, van a verse seriamente comprometidos, con lo que muchas entidades sociales verán drásticamente reducido el desempeño de su importante labor social.

Por todo ello queremos hacer un llamamiento a la sociedad civil aragonesa y sus organizaciones para participar y organizarnos como plataforma ciudadana para hacer un seguimiento crítico de los cambios actual en el sector financiero, así como para impulsar entre todos un modelo de cajas de ahorros más sociales, democráticas y con mayor arraigo económico y social al territorio y sus ciudadanos. Por todo ello queremos hacer un llamamiento a todos los ciudadanos y ciudadanas aragonesas para que manifiesten como suyo un grave problema y se impliquen, a través de las organizaciones a las que pertenezcan, en la defensa de un modelo renovado de entidad financiera. Con este propósito hemos elaborado unos puntos generales básicos para establecer un dialogo y unas actuaciones conjuntas que impulsen un modelo de entidad social que tenga en cuenta el interés de toda la ciudadanía aragonesa.

PRIMERO.- Seguimiento del proceso de reforma en las cajas de ahorros.

Este colectivo formado por distintas organizaciones sociales celebrará reuniones para analizar la evolución y cambios del sector de las cajas de ahorros y, en particular, de aquellas de su ámbito territorial. Las conclusiones se trasladarán a la opinión pública, cargos políticos, responsables de las entidades así como a aquellos representantes actuales de impositores, trabajadores, entidades sociales, etc., presentes en las Asambleas de cada Caja de Ahorros para  informar de las vías perspectivas para la defensa de su patrimonio financiero y social.

SEGUNDO.- Impulsar los mecanismos adecuados para exigir responsabilidades a los  ejecutivos y directivos profesionales de aquellas cajas que hayan incurrido en una gestión que aboque a la entidad a solicitar ayuda pública, o bien hayan procedido en su relación con la clientela en prácticas abusivas de todo tipo.

Es un fraude a la ciudadanía que el saneamiento de algunas cajas de ahorros se limite a ser una “limpieza financiera” de sus cuentas con dinero público para posteriormente ser revendidas a precio de saldo al mejor postor. Toda intervención pública en una caja de ahorros debe suponer una exigencia de responsabilidades a sus gestores profesionales. Asimismo, entendemos que igualmente resulta exigible esta responsabilidad en aquellos supuestos en los que hayan abusado de la clientela comercializando productos o servicios financieros claramente abusivos para los derechos como usuarios.

TERCERO.- Cambios en el proceso electoral de las cajas de ahorros

En particular, para evitar todo tipo de fraudes electorales, se adoptarán los principios democráticos de representación proporcional establecidos en la Ley Orgánica sobre Electoral General y aplicarlo en los procesos electorales de cada caja, con las particularidades que procedan.

CUARTO.- Formar un frente unitario para la presentación de candidaturas  en los procesos electorales de las cajas de ahorros

En todos aquellos procesos electorales de cajas de ahorros que tengan lugar, se establecerá por los miembros integrantes de este colectivo un programa propio para participar de forma organizada atendiendo a los principios y criterios comunes.

QUINTO.- Impulsar compromisos de transparencia y responsabilidad en el trato a la clientela

La oferta y comercialización de productos y servicios debe tener en cuenta el buen trato a los clientes, evitando prácticas fraudulentas o la inclusión de cláusulas perjudiciales en los contratos. En particular, la renovación de los falsos “servicios de atención al cliente” y el “Defensor del Cliente”, es una exigencia de futuro y un verdadero sello de distinción de los bancos.

SEXTO.- Fomentar un modelo de actuación financiera social, democrática y sostenible, como motor económico vinculado al territorio.

Las cajas de ahorros obtienen todos sus beneficios de sus zonas de actuación y por tanto les corresponde ser un motor de desarrollo económico regional. En una economía globalizada no pueden perder su contacto con lo “local”. Por eso tienen que centrar su esfuerzo en impulsar apoyo financiero a sectores y proyectos que modernicen nuestra economía y se alejen de modelos especulativos ruinosos. Asimismo deben atenderse aquellos sectores sociales que, en su ámbito, puedan estar en riesgo de exclusión financiera.

SÉPTIMO.-  Una obra social amplia, moderna y con renovada función social y mayor compromiso con los problemas reales

Las medidas aprobadas en febrero de 2001 comprometen seriamente los recursos a aportar a la Obra Social. Frente a ello es preciso que se establezcan medidas que garanticen unas cuantías mínimas que no mermen la función social que desarrollan. En primer lugar, es necesario proponer mecanismos que compensen en su caso una posible merma, bien sea con cargo a reservas, o por otros medios. En segundo lugar, a través de las normas autonómicas, debemos impulsar cambios que obliguen a las cajas a dotar un porcentaje mayor de sus beneficios a obra social, para alcanzar por lo menos el 45% de los mismos, porcentaje muy alejado del promedio del 25% actual. Por último, es necesario que la obra social se adapte a las nuevas demandas sociales.

OCTAVO.-  Extensión de los objetivos  expuestos en este manifiesto a todas las cajas de ahorros que operan en Aragón.

La expansión territorial de las Cajas de Ahorros ha hecho que muchas de estas entidades desarrollen sus actividades fuera de su ámbito territorial de origen. De esta forma, tanto el trato a la clientela como el destino de su obra social tiene incidencia en los ciudadanos de Aragón. Por ello, este colectivo quiere hacer extensivos los fines y objetivos aquí expuestos a todas aquellas cajas de ahorros que actúan en nuestra Comunidad. Este colectivo es consciente, no obstante, de las  competencias ejecutiva y legislativa que sobre la materia de Cajas de Ahorros corresponde al Gobierno de Aragón respecto de las Cajas con domicilio social en Aragón.

Anuncios

0 Responses to “CAVAragón ante la bancarización y privatización de las Cajas de Ahorros”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: